¿Quiénes son los deambulantes? ¿Por qué los excluimos?

junio 18, 2008 at 8:15 pm 15 comentarios

Hoy al mediodía me crucé con un deambulante en la puerta de un restaurant que frecuento. Lucía especialmente sucio y desarreglado. Mientras abría la puerta y sin monedas le dije que al salir quizas podría darle algo. Mientras almorzaba observé cuando un cliente le informaba al dueño sobre la incómoda presencia del deambulante en la puerta del local y presencié cómo el dueño lo corría del lugar, amenazándolo con la policía si no se movía pronto. Minutos antes también observé a una clienta indignada diciéndole algo al deambulante mientras sacudía molesta su cabeza.
 
Esto puede parecernos muy normal en el mundo que vivimos. Al fin y al cabo este “tipo” estaba molestando a la clientela de un respetado lugar y esto es algo muy sensato y fácil de comprender. Podemos pensar que este señor podría pedir dinero en otro lugar sin molestar a las personas que desean comer tranquilamente, sin sentirse presionadas o amenazadas.


 
El nombre de este Blog, Sensibilidad Social, puede sonar vacío o trillado en la sociedad que vivimos. A fin de cuenta, nuestro objetivo en la vida parece ser ocuparnos por nuestro éxito personal y profesional, y preocuparnos por otros asuntos nos parece sin duda una verdadera pérdida de tiempo. ¿Quién es esta persona, ese tipo andrajoso y desagradable que extiende la mano en una esquina pidiéndonos dinero. ¿Acaso no trabajamos muy duro para regalarle nuestro esfuerzo a un desconocido y encima para pagar su vicio?
 
Hace varias semanas, conversando con un amigo me enteré que el deambulante que pide dinero a pocas cuadras de mi casa se graduó con honores de abogado en una prestigiosa universidad de Puerto Rico hace unos 25 años. Por “cosas” de la vida acabó sucio y andrajoso pidiéndo dinero en una esquina para mantener el vicio que lo está matando poco a poco. Hace una semana escasa, de camino al trabajo, un deambulante se paró al lado de mi carro y me dijo: “Amigo, mi nombre es Arturo Rivera. Por favor ore por mi para que pueda salir pronto de esto”. En ese momento me di cuenta que esta persona no es solo un tipo sucio y andrajoso que a diario nos pide el dinero que con tanto esfuerzo ganamos. Confirmé que detras existe un ser humano como tu y como yo, que siente, sufre y necesita. Cada deambulante tiene a cuestas una historia. Cada historia es una dolorosa razón para abandonarse y echarse a las calles a vivir de la limosna. Además, muchos de estos seres, lejos de ser libres, estan encadenados a una dosis que deben aplicarse hoy, mañana o pasado a como de lugar. Difícilmente saldrán de eso solos. Y a diario observan una y otra vez cómo la mirada indiferente de sus vecinos de calle o de ciudad les recuerdan que carecen de valor alguno. Y esto solo refuerza su situación actual, viviendo de la limosna indefinidamente hasta que un accidente o una sobredosis acabe con sus vidas.
 
Creemos con frecuencia que la única forma de ayudarlos es dándoles dinero y que esto puede ser a la larga contraproducente. Pero esto no es del todo cierto. ¿Has pensado alguna vez que una simple sonrisa, un saludo, una palabra de apoyo, una botella de agua o un plato de comida puede ayudarlos mucho más? Quizás no les pague el vicio, pero les ayudará a sentirse nuevamente como un ser humano. Esto no nos quitará nuestro trabajo, nuestra casa, nuestro carro, nuestras metas, pero por el contrario puede aportarnos mucho más que lo que recibimos a diario. No solo son personas sucias con aspecto desagradable y peligroso. Son seres humanos que alguna vez tuvieron en sus vidas las mismas metas y anelos que tu y yo.

About these ads

Entry filed under: Deambulantes, Etica, Interdependencia, Justicia Social, Pobreza, Sensibilidad, Solidaridad Social, Tolerancia. Tags: .

¿Qué es Sensibilidad Social? Y hablando de deambulantes…una anécdota reciente

15 comentarios Add your own

  • 1. Dulce Ardon  |  octubre 20, 2008 en 8:42 am

    Soy estudiante de trabajo social y buscaba una definción sobre lo que es ser un deambulante. No la tengo que buscar más, su articulo me llego al alma. Me hizo llorar, pero sobre todo, recordar que en el diario ir y venir olvidamos aquellas palabras sabias que Jesus dijo: “ama a tu projimo como a ti mismo”. Gracias por recordarme mi mision, ayudar a mi projimo.

    Responder
  • 2. jose r rivera  |  noviembre 5, 2008 en 2:31 pm

    Es una situacion dificil, le pido a dios tados los dias que ayude
    a estos hombres y mujeres , que han sido abandonados por la sociedad, hay que ayudarlos de alguna manera, es dificil por que ellos no confian en si mismo y se sienten avergonzados de sus familiares.. Me gustaria ayudar en lo que este en mis manos..
    Muchos de ellos tienen buen corazon,solo hay que abrirle los ojos y despertarlos de esa pesadilla, para que continuen sus vidas con alegria..HAY QUE MOTIVARLOS..,

    Responder
  • 3. Jessica  |  noviembre 17, 2008 en 6:43 pm

    Hola pasaba por esta pagina porque tenia un proyecto pero de veras es verdad lo que dices los deambulantes al fin y al cabo son personas que algun dia en sus vidas tuvieron sueños solo que talvez por un error asi terminaron hay que pensar en lo que dice Dios como ya comentaron debemos amar al projimo como a nosotros mismos eso incluye a todos sin importar si tienen casa o no me gusto mucho lo que escribiste.
    Att. Jessica

    Responder
  • 4. Olga Iris Santiago  |  septiembre 5, 2009 en 7:22 am

    Hola..Que lindo poder contar con gente con su maravillosa sensibilidad..Muchas veces nos preocupamos por las cosas vanas que tenemos a nuestro alrededor y no nos detenemos un momento a tratar de descifrar el por qué estas personas tienen la necesidad de irse a la calle..Lo felicito por este artículo publicado y le auguro mucho éxito en sus siguientes publicaciones…DTB

    Responder
  • 5. Jennifer  |  noviembre 16, 2009 en 1:02 pm

    Hola soy estudiante de Trabajo Social, pasaba por esta pagina para saber que los psicologos pensaban de los deambulantes para un analisis. Al principio, estaba un poco molesta porque pensaba encontrar una critica para estos seres humanos, pero me equivoque. Yo desde hace muchos a~os habia entendido esto, ya que tuve familias en el vicio. Incluyendo a mi madre. Pero entendi que ella se desahogaba con este vicio por situaciones, que nosotras vimos, que ella pasaba en lo largo de su vida. Sin saber como este vicio iba acabando con ella. Nosotros sufrimos, incluyendome a mi, debido a que mientras ella se destruia la vida, yo tenia que cuidar a mis 3 hermanos. Pero solo podia entender una cosa, que aunque ella me hechaba la culpa a mi por lo que ella estaba viviendo, ella trataba de quitarse la carga de tanto sufrimiento que estabamos viviendo nosotras. Ella no queria entender que con los $50 que mi padre nos pasaba a 3 de nosotras, no nos podia dar de comer todos los dias. Ella se sentia inutil y sin ningun valor. Pero gracias a mi padre celestial, quien nos protegio siempre, nunca nos falto la comida. Ella siempre buscaba con que darnos de comer, aunque sea pidiendo “limosna” a sus “amigos” quienes despues la hacian ver como una cualquiera. Te doy muchas gracias por tan REAL articulo, porque todo esto es una realidad.

    Responder
    • 6. Sensibilidad Social  |  noviembre 16, 2009 en 1:58 pm

      Gracias Jenny por compartir algo tan importante para ti. Así es, no podemos olvidarnos del lado humano de esta realidad.

      Espero que estés muy bien!

      Responder
  • 7. Jennifer  |  noviembre 16, 2009 en 1:12 pm

    Conozco tambien un se~or quien trabajaba en la universidad de PR, quien por un derrame, perdio TODO. Su familia, su trabajo, su empleo, su casa, etc. Este hombre, al no tener nada, tuvo que irse a deambular a un residencial. Este dice que nunca va a salir de este lugar por el simple hecho de que se siente mejor que cuando estaba bien. Este se sentia mas querido por sus compa~eros deambulantes, quien lo entendian mejor que su familia. Este decia que sus compa~eros eran su familia y que no los iba a abandonar. En este caballero podemos ver que a veces, por tener alguna condicion de salud, todos le dan la espalda. Que otros que han pasado por su misma situacion le dan mas valor que otros quien los conocen mejor. Nadie lo va a entender mejor que una persona que ha pasado por su misma situacion.

    Responder
  • 8. Ari  |  diciembre 9, 2009 en 3:15 pm

    Honestamente padezco de insensibilidad social, entiendo las historias que justifican o condicionan a toda esa gente, pero no siento desconfianza de dar y dar y dar y dar limosna
    Ayer sentí la gana d hacerlo, no terminaba de cruzar la calle y ya estaba la hija d la señora a quien le di “limosna” pidiendo también.
    En lo general, me molesta esa gente y porque “no la entiendo” los ignoro, se que suena mal, pero con honestidad les digo que puedo ser un monstro por todas estas emociones y justificaciones q uso para no ayudar, siento que está mal no tener conmiseración pero así soy.
    Que opinan, Que hago????

    Responder
    • 9. Sensibilidad Social  |  diciembre 11, 2009 en 9:03 am

      Hola Ari. Gracias por compartir.

      Estoy seguro de que no eres un montruo. A la mayoría de las personas nos ocurre exactamente lo mismo. En lo personal esa ha sido mi experiencia durante toda mi vida. Creo que lo que inicia el cambio es cuando nos damos la oportunidad de conectarnos con ellos. Si nos damos la oportunidad de observarlos sin juzgarlos, comprendiendo que son seres humanos como nosotros, con la misma necesidad que tenemos cualquiera de nosotros de ser felices y con el agravante de que o tienen un problema de adicción o sus vidas han sido mucho menos afortunadas que las nuestras y una situación tras otra los ha arrastrado a esa realidad. El problema es que la mayoría de las veces no tienen las herramientas para salir de ese círculo y así terminan sus vidas con un deterioro brutal tanto físico como emocional. Muchos son padres o madres, han sido profesionales y en algún momento de sus vidas pudieron tener una vida como la nuestra.

      A mi me ayudó mucho ver en cada deambulante a mi madre, o mi hermano, o a un ser muy querido. De esa forma me di poco a poco la oportunidad de verlos como seres con las mismas necesidades y deseos de ser felices que cualquiera de nosotros.

      Recibe un fuerte abrazo!

      Responder
  • 10. maried  |  diciembre 13, 2009 en 12:19 pm

    hola mi nombre es maried vargas soy estudiante de trabajo social estoy ya gracias a Dios en mi cuarto año tengo que buscar informacion sobre este tema y lei su articulo me fascino porque es triste todo esto porque son seres humanos los que estan en la calle y es mas triste aun como las personas se expresan sin pensar en que en un futuro les pueda suceder a ellos a uno de su familia muy bonito lo que escribio me hiso llorar

    Responder
  • 11. lindaliz  |  septiembre 30, 2010 en 10:27 pm

    guaooo increible me e quedado asombrada me encanto su articulo pues estudio criminologia y estoy leyendo una historia de un joven el cual por problemas intrafamiliares busco la alternativa de utilizar drogas y deambular fue bien interesante su nombre es Hechos y miserias de un nino maltratado y enverdad me llego muy profundo pues mi padre es un adicto y le e buscado muchas ayudas para salir y lo unico q me dice es q tengo q prepararme pues el nunca va a cambiar pues es su mundo y se siente mejor de esa forma luego de suceder un problema el cual hiba a ser recluido en la carcel pude sacar fuerza y invitarlo a un programa para su reabilitacion luego de lagrimas ante la persona que el le habia faltado asedio a q lo ayudara solo le dije a mi padre esta es tu oportunidad dios esta con nosotros y se q la fe q tengo te va ayudar y actualmente lleva 3 meses en un programa ya tiene trabajo y esta actualmente estudiando para sacar su licencia de mecanico . ahora participo de actividades en mi iglesia de obsequiarle ropa ,comida,y ayuda profecional siempre y cuando lo deseen.nunca es tarde para cambiar solo hay que darse la oportunidad .y ayudar a estas personas es darse la oportunidad de obtener un hermano mas un pedaso de pan un jugo una botella de agua no te va a quitar la alegria y el sentirte bien contigo mismo esa satisfacion es unica solo esperimentala y sabras de que te hablo…..

    Responder
  • 12. JAZMIN FLORES  |  noviembre 24, 2011 en 12:25 am

    DTB SOY CAPELLANA MI NOMBRE ES DALIA Y ME ENCANTO PODER LEER UN ARTICULO Q SEA DEDICADO AL DEAMBULANTE PUES LA PALABRA DICE Q SI AYUDAS A UNO DE ESTOS PEQUEÑOS AL SR LO HACES Y EL DIOS D LOS CIELOS TE RECOMPENSARA YO COMPARTO TODOS LOS MESES CON ELLOS EN EL PUEBLO DE CAGUAS LO Q NECESITAN Q ALGUIEN LES ESCUCHES Y LE REGALE UN POCO DE TIEMPO Y DE AMOR Y TAMBIEN UN PLATITO DE COMIDA CALIENTITO.

    Responder
  • 13. CARMEN REY  |  enero 30, 2012 en 9:43 pm

    ME GUSTARIA AYUDAR EN ALGO A ESTA CAUSA.

    Responder
  • 14. Norma I. Viera  |  octubre 13, 2012 en 3:48 pm

    Bendiciones! Excelente articulo! Soy pastora y Gestora de la conducta humana, T.S. y capellana, Recientemente recibi un llamado a pastorear la calle.
    Dejar la comodidad de un gran edificio y dejar la congregacion, me parecia una locura. Luego de eso, veia los deambulantes en todo sitio, leia sobre ellos en todo lugar, hasta que entendi el mensaje. De esta gente son pocos los que se acuerdan. Las iglesias pretenden creer que por darles comida en navidad y Accion de Gracias, ya le resolvieron el problema. Otros tranquilizan sus conciencias dandole una peseta en la esquina. Sorpresivamente encontre que 46 Municipios de Puerto Rico, los tratan como criminales en sus famosos “CODIGOS DE ORDEN PUBLICO”.
    De hecho, hasta la palabra “deambulante” los discrimina. Ellos son personas, seres humanos, personas como tu y yo que por cosas de la vida llegaron a este nivel de viviencia, perdiendo sus suenos y susesperanzas, sin un techo y sin un ingreso para abastecerse. La gente ama a Dios y creen en Jesus, pero no visitan a Jesus en las calles, no le cubren del frio y no les dan de comer. Jesus dijo: “no te conozco, porque tuve hambre y no me diste de comer, tuve sed y no me diste de beber…..Y le preguntaron cuando te vimos con hambre o con sed o con frio?…. y el les dijo: por cuanto no lo hiciste con uno de estos pequenitos, no lohiciste conmigo.”

    Responder
  • 15. Ruperto González  |  noviembre 16, 2012 en 3:55 pm

    Soy participante y empleado de una institución que se dedica a proveer ayuda de personas sin hogar. Su artículo describe con precision la problemática íntima de cada ser humano ante la presencia de un deambulante. Le felicito por su enfoque hacia la insensibilidad que se tiene con las personas que tal como el resto de nuestra sociedad, sienten y padecen, lloran y rien, muchas veces sufren y algunas veces pasan por momentos de alegría, padecen de hambre y sed, necesitan un lugar para descansar, necesitan a donde satisfacer sus necesidades básicas. No son personas que desean vivir en esas condiciones, pero en muchos casos la vida los ha condicionado a ellos y se han acostunbrado a vivir así. Nos toca a los que hemos sido bendecidos con fuerzas para luchar, con el deseo la dedicación y la disciplina para superarnos…de ocuparnos de aquellos que no han tenido las mismas oportunidades que nosotros o que las han tenido, pero por razones propias, no las pudieron aprovechar. Todos cometemos errores y todos tenemos que pagar el precio de los erroes cometidos, pero….¿Hasta donde llega el límite? ¿Hasta donde merecen el desprecio y el maltrato que reciben a diario? Tal como dijo Jesús: “El que esté libre de pecado, que tire la primera piedra”. Basta ya…el amor al prójimo tine que prevalecer…demos muestras de amor a éstas personas y veremos como ayudaremos a cambiar sus vidas.

    Responder

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Entradas recientes

Categorías


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: